miércoles, 1 de junio de 2011

De Ritman. Sol naciente.

SOL NACIENTE

¿Se atreve el Sol a nacer sobre la muerte?
¿Se atreve la luz entre las sombras de un país desolado?
¿O es la muerte el parto de un mundo agotado
y un tributo más a la ley del más fuerte?


No es el Humano aunque él nunca lo advierte
Siempre es Natura, se haya o no desbocado
La que gana batallas que ella no ha iniciado
En el loco camino hacia un planeta inerte.


La parca camina con guadaña radiactiva
En la demencial carrera que agita la codicia
El planeta responde como una bestia herida


Y mientras la gente huye en miedosa comitiva
El dolor y la rabia tienen abierta franquicia
En cada corazón que pensó que esto era vida.


Haikai para Japón

HAIKAI PARA JAPÓN…

Japón del alma,
han chocado las tripas
de tus entrañas.

Hay de tus gentes,
con la calma de un lago
fueron valientes.

Las consecuencias,
son avisos que manda
la madre tierra.

Muy respetuosos,
contemplemos la tierra
con buenos ojos.

Hay mi Japón,
llora ese terremoto
mi corazón.

Ríos de gracia,
para que tu alma sane
de esta desgracia.

Gregorio García García. (Flecos).

miércoles, 13 de abril de 2011

Pablo Ruiz

Escritor de Netwriters

Deambulan por ángulos desajustados
y se sacuden el horror
Ese horror telúrico
desmesurado
recogiendo el daño
tiemblan nuevamente las secuelas del cataclismo
y golpean a un ritmo constante
Sometidos al tiempo,
enfrentados a lo desconocido,
se sujetan para no caer...

Elisabetta Errani Emaldi

Escritora de Netwriters.



Loto de luz Divina


Siembro amor
en campos desiertos,
y he aqui maravillosamente
brotar de mi corazòn,
una flor de loto
de luz Divina
que vibra de amor.

Verónica Pedemonte

Escritora de Netwriters.

"Su corazón era un tsunami".

viernes, 1 de abril de 2011

María Teresa Aláez García

Corregido en el foro Metáforas de Diana Gioia.

Tus lágrimas perfilan su tragedia.
El vientre desmenuza su dolor.
Puccini escribe al mar la vil comedia
sobre un bajel que fluye por babor.

Te fuiste, Pinkerton, febril rastrojo
dejando a Cio inerme, sin aliento.
La inmensidad conserva su despojo
y grita en los corales su lamento.

Destruiste con ruineras esperanzas
el hondo sacrificio de la madre.
Espíritus convocan la venganza
si vuelve el serio y entregado padre.

Abandonas Japón. Con tu sonrisa
arengaste a las furias y la brisa.

Contenidos relacionados

Contenidos relacionados